FeSMC

Secció Sindical Catalunya DB

Resumen de Prensa

Residencias Tiempo Libre

Calendario Laboral

Legislación Laboral

Comunicado del 15 de Septiembre de 2010

EL ORIGEN DE LA CRISIS

Nadie pone en duda que el origen de la actual Gran Crisis está en Wall Street, símbolo del Mercado. Por ello hay que hacer referencia a datos básicos de aquel país, para entender el atolladero en el que nos encontramos.

La deuda externa de los EE.UU. se ha multiplicado por más de 4 en la última década –en 1989 la deuda era de 2,7 billones de dólares-. Según datos publicados en Wikipedia, a fecha 30 de junio de 2009, la deuda estadounidense alcanzaba los 13,5 billones de dólares, lo que equivale al 22% de la deuda externa de todos los países del mundo, y en términos internos de los USA equivale al 90% de su PIB.

La partida fundamental que ha disparado esta deuda ha sido y es la guerra: Principalmente las invasiones de Afganistán (7-octubre-2001) e Irak (20-marzo-2003). Estas invasiones le están costando al erario público estadounidense más de 3 billones $, a tenor de lo publicado por Joseph E. Stiglitz “Los verdaderos costes de la Guerra de Irak” (17-2-2006) y por Michael R. Krätke “¿Cuánto cuesta la Guerra contra el Terrorismo?”.

¿Por qué situamos  la Guerra en el origen de la crisis?. Es sencillo, los títulos de deuda pública que emiten los estados, son adquiridos principalmente por los bancos. Los entidades financieras de todo el mundo se han endeudado a su vez para prestar a los estados. Esta rueda les ha llevado a generar productos financieros, como por ejemplo las Hipotecas Basura, que más que de alto riesgo podríamos decir que están rayando  con la estafa.

Esta dinámica desembocó en 2007-2008 en una crisis de confianza en bancos quedándose literalmente pillados los que habían prestado más de lo que tenían, es el caso de Leeman Brother, entre otras muchas entidades, en muchos otros países.

De haber dejado caer más entidades, el sistema financiero habría quebrado, poniendo en riesgo el dinero de los ahorradores (pequeños medianos y grandes), por lo cual los estados se han visto obligados a emitir más deuda aún, para ayudar a los bancos. En la UE se han comprometido 3,3 billones de euros (igual al 28% del PIB de la UE) para los bancos europeos; de esta astronómica cantidad, unos 315.000 millones ha sido destinados a inyecciones de capital, y 103.000 millones para comprar activos dañados.

En España estas ayudas ascienden a 30.000 millones de euros. Al margen de esta cantidad, se ha dotado con 12.000 millones al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Esta última partida está destinada a financiar el cierre de oficinas –entre el 10% y el 30%- y el despido de trabajadores – entre el 11% y el 27%-, según nota informativa del Banco de España del 29 de junio de 2010.

Sin embargo, los bancos españoles y europeos han continuado dando beneficios y repartiendo dividendo entre sus accionistas. Y juegan sin riesgo, pues si sus deudores no cumplen no pasa nada, para eso se ha dotado un Fondo especial, participado por el FMI y la UE, de 750.000 millones de euros para rescatar a los estados. En este caso “estados” es un eufemismo, pues no se piensa en rescatar a los pueblos que conforman esos estados, sino que solo se pretende garantizar que los Mercados, o lo que es lo mismo las grandes entidades financieras y los inversores de toda laya, cobrarán el dinero que prestaron.

De manera insolidaria, esas mismas entidades, sostenidas por el erario público, en lugar de hacer fluir el crédito de forma responsable; a los consumidores, autónomos y pymes, se dedican a continuar especulando contra los Estados que les han ayudado. ¿Cómo?:

- Toman prestado dinero público al 1% a un plazo hasta 12 meses y lo invierten en deuda pública a rentabilidades en torno al 3´5% en el caso de Alemania, con una calificación de solvencia máxima AAA, o a más del 4% en el caso de España o Portugal, siempre sin riesgo, pues luego exigen a los estados que rebajen los salarios a los trabajadores para garantizar que se les devolverá lo invertido.

Mucha gente se pregunta, ¿por qué Obama, Merkel, Sarkozy, entre otros, presionan a España, Grecia o Portugal, en la necesidad de recortar gastos?. La respuesta también es sencilla: Nuestro país debe 140.000 millones de euros a bancos estadounidenses, 167.000 millones de euros a bancos alemanes, 205.000 millones de euros a bancos franceses, y suma y sigue.

Los gobernantes de esos países están preocupados por si sus banqueros e inversores –los Mercados- cobrarán o no.

Por tanto, las decisiones vergonzosas  del trío de la Azores, y en particular la Administración Bush, pusieron en marcha no sólo dos guerras que han causado y causan cada día la muerte de victimas inocentes, también pusieron en marcha una bomba retardada, cuya explosión se ha producido en el corazón del Sistema de Mercado: En el Sector Financiero, cuya metralla nos está dañando en forma de: Recortes salariales, destrucción de empleo, Reforma Laboral, recorte de los sistemas de Pensiones, reducción y deterioro de los servicios sanitarios y educativos, etc.

Sección Sindical de U.G.T. de Deutsche Bank - Paseo de la Castellana, 18 - 28046 - MADRID   correo:  ugt-deutsche.bank@db.com